MUSEO DE LA ESCUELA DE MEDICINA NAVAL DE ROCHEFORT

20150915- (1)Ecole Medicine (Copy) 20150915- (8)Ecole Medicine (Copy) 20150915- (10)Ecole Medicine (Copy) 20150915- (12)Ecole Medicine (Copy)

MUSEO DE LA ESCUELA DE MEDICINA NAVAL DE ROCHEFORT

A las 9 horas de una lluviosa mañana del mes de Septiembre, nos presentamos el “Grupo de Hermanamiento” para visitar La Escuela de Medicina Naval, lugar único en Francia, fuerte y conmovedor ya a primera vista, nos acompañaba también María, guía francesa, y María
Magdalena que nos traduce al castellano.
La Escuela de Medicina Naval y Tropical se fundó en 1772, el edificio actual es de finales del siglo XVIII, posee también una capilla coronada por un pequeño campanario.
En 1788 se instala en un pabellón del nuevo Hospital marítimo, entonces el más moderno del Reino, las estancias conservan el suelo de madera, lo mismo que las escaleras, armarios imponentes, increíbles vitrinas…. salas inmensas con increíbles ventanales, nos trasladamos
2 siglos en el tiempo, visitamos la Biblioteca, las colecciones de Anatomía, Historia Natural , Patología…
Comenzamos por la Biblioteca y según nos iba traduciendo Mª Magdalena, se creó esta Escuela, en un principio con una selección de 100 alumnos, para formar a los cirujanos embarcados a bordo de los barcos de guerra.

Toda la inmensa sala que, como he dicho anteriormente, conserva los
suelos de madera, con 20metros cuadrados ,está repleta de volúmenes de las materias antes citadas, literalmente empapelada de libros, de suelo a techo y por los cuatro costados, es en el trascurso de los siglos XVII y XVIII cuando se estrechan las relaciones entre Medicina y las Ciencias Naturales destacándose la labor de Juan Bautista Morgagni, considerado como el fundador de la Anatomía Patológica, durante el siglo XIX los oficiales sanitarios de Rochefort
participan activamente en los viajes de exploración, y contribuyen al movimiento de descripción del mundo.
Las colecciones de Anatomía y de Historia Natural fueron creciendo. la escuela se presenta hoy en día tal y como estaba a finales del siglo XIX, los objetos, innumerables, instrumentos de
disección, junto con la mesa de madera también, para tal fin, en el centro de una de las salas que visitamos, con una longitud para los hombres de aquella época ,más corta que las actuales de nuestros hospitales…..
Vemos diversos modelos de cráneos trepanados, que nos explica Mª Magdalena que eran muy frecuentes las caídas en los barcos y que se
procedía a la trepanación del cráneo, para extraer el hematoma y poder
salvar al marino accidentado.

En la parte de Patología varias vitrinas con malformaciones fetales conservadas en formol, diversos embriones. Incluso el rostro, una cara y un cuello de un varón, salpicado de pequeñas pústulas, diagnosticado de “MORE”?, seguimos caminando y en la siguiente vitrina hasta un estómago y un colon diseccionado, extendido en un plano, necrosis, del mismo , de algún marino que padeció el escorbuto, enfermedad ocasionada por la carencia de vitamina C y que se caracterizaba por lesiones en las que se producen fácilmente ulceraciones y hemorragias, en el pasado produjeron muchas epidemias y que fueron afectados especialmente los navegantes, marinos, que pasaban meses sin ingerir alimentos y fruta fresca.
En Anatomía la joya de esta Sección está en el árbol vascular y nervioso completo de cabeza, tronco, extremidades, hasta las últimas venas de los dedos de manos y pies, de algún navegante de aquel siglo que dejó sobre una tabla de madera testimonio fiel de nuestra vascularización, e inervación y que se conserva hasta nuestros días …. todo ello, las obras, el modo de presentación, escenificación, clasificación, del conocimiento de aquellos hombres, que desearon el saber y nos ayudaron a comprender y conocer y poderles admirar…….así que esta mañana ha sido un lujo para los sentidos y para el conocimiento¡¡¡¡¡¡¡¡¡ y, como final, decir que muchas gracias a la organización por ésta estupenda mañana de Museo.

TERESA

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *