Con los cinco sentidos para aprender

10645215_791715884218223_2767588124609507845_n 10686620_791715164218295_3332119094224002377_nCon el curso empezado y el verano terminado, solo queda recordar una de las mejores experiencias que he vivido jamás. Comencé las vacaciones de verano con la idea de marcharme durante unos días, para así poder reforzar uno de los idiomas que estudio y alejarme un poco de todo lo que me ha rodeado siempre. Por la carrera que curso es casi, o sin casi, imprescindible marcharse. Esta carrera es Traducción e interpretación. En poco tiempo me decidí y escogí el francés como idioma a reforzar. Gracias a la Asociación de Hermanamientos de Torrelavega conseguí colocarme dentro de una familia francesa.

Ya estaba todo listo y comencé mi viaje hacia Arthez d’Asson, que pertenece a la región de Aquitania. Las referencias sobre la familia no podían ser mejores, pero mi miedo sobre lo desconocido seguía ahí. En cuanto llegué me hicieron sentir como en mi propia casa. Charlotte, de 10 años, ha sido como mi hermana pequeña desde el momento en que pisé su casa. Sylvie y Sylvain han sido como mis segundos padres. Todos ellos pusieron todo de su parte porque mi experiencia fuese lo más productiva y amena posible.  Aprendí sus costumbres, intenté meterme en su cultura y puse los cinco sentidos para aprender todo lo posible. El cuidar de Charlotte ha hecho que  aprendiese yo más de ella que lo que pudo aprender ella de mí. Jamás pensé que una niña me enseñase tantos valores a la vez y  me demostrase tanto cariño –– a una desconocida como yo––. De Sylvie y Sylvain solo tengo palabras buenas, palabras de agradecimiento por todo lo que hicieron y lo que no pudieron hacer por el hecho de tenerme allí.

Conocer Toulouse, rutas de montaña, balneario, y cosas tan normales como ayuda en las tareas de la casa, ir al mercado o de cena con sus amigos hicieron de esa vivencia algo muy especial. Todo ello unido al continuo progreso en mi francés, que era mi meta a conseguir.

Podría extenderme más, pero creo que con decir que repetiría esta experiencia mil veces más queda todo resumido. Por eso ¡espero repetirla!

María Revuelta Fernández.

Esta entrada fue publicada en Ciudadanos, Cultura, Escolares. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *